/Portfolio/

COMUNIDAD DE APRENDIZAJE LA PAZ

“De la queja a la transformación”, ese es el lema de La Paz. Un ejemplo muy inspirador de cómo transformar un centro a punto de cerrar en un referente nacional y en un punto de conexión para todas las familias del barrio. Ubicado en una zona desfavorecida de Albacete, la comunidad de aprendizaje La Paz ha pasado de ser un deteriorado centro de infantil y primaria hace años a incorporar secundaria, bachillerato y educación de adultos. Conciben la escuela como un lugar donde se va a aprender y enseñar en comunidad, independientemente de la edad que se tenga. Apuestan decididamente por la innovación y ponen en marcha una pedagogía eficaz basada en modelos de aprendizaje cooperativo entre iguales y han conseguido, a base de resultados, todo el respeto y el apoyo de la universidad y la administración pública.

CEIP LA PRADERA

Una ubicación maravillosa en un pequeño pueblo de Segovia que aplica las medidas de éxito propias de una comunidad de aprendizaje: tertulias literarias dialógicas, grupos interactivos, bibliotecas tutorizadas, etc. Más que un colegio se consideran un centro comunitario donde todo el mundo participa en el aprendizaje compartido, con el foco principal en los más pequeños, pero donde todos aprenden. “Nuestro modelo permite la participación de toda la comunidad educativa en la vida del centro, lo que aporta una visión más democrática y plural de la educación.”

CEIP SAN WALABONSO

CEIP San Walabonso es un centro referente en el desarrollo de competencias emocionales, sociales y digitales. Trabajan la cultura emprendedora y distintos proyectos de participación e involucración con el entorno y la comunidad que están sirviendo de inspiración a decenas de centros educativos en toda España. Comprometidos con la mejora educativa más allá de su colegio, son muy activos en redes sociales, formación, jornadas y eventos. “La educación tiene que realizarse en contextos reales, fuera de las cuatro paredes del aula”

CEIP SAN JOSÉ OBRERO

Desde hace más de 40 años el CEIP San José Obrero viene desarrollando su labor educativa en las barriadas de las Hermandades, La Carrasca, El Cerezo, los Príncipes y Polígono Norte de Sevilla. Han sido muchos los cambios que se han producido a lo largo de estos años, sobretodo los ocurridos en la última década, debido a que la zona se ha convertido en hábitat de población inmigrante. Esta casuística lleva al centro a realizar un trabajo inclusivo, donde la interculturalidad,el trabajo colaborativo y la participación de toda la comunidad educativa es el inicio y el fin de su actividad.

COLEGIO ANDOLINA

El Colegio Andolina es una Cooperativa de Familias sin ánimo de lucro situada en Gijón, Asturias donde se desarrolla un plan de trabajo innovador que permite al alumnado no limitarse, para desarrollar todo su potencial pudiendo llegar a exceder lo establecido por el currículo. Entre sus principios están el de proporcionar un ambiente tranquilo y seguro al alumnado, confiar en sus capacidades y respetar su proceso madurativo, y cubrir sus necesidades físicas y emocionales partiendo siempre desde sus propias motivaciones.

INSTITUT DE SILS

El proyecto detrás de esta escuela surge en el año 2008 de un grupo de docentes frustrados con la educación tradicional. Deciden canalizar esta frustración y presentar un proyecto de centro que ellos denominan “como debería ser”. En este instituto, los docentes no conciben su profesión como la simple transmisión de una cantidad determinada de conocimientos, ellos van un paso más allá. La misión que se han propuesto es la de ayudar a sus alumnos a desarrollarse como personas éticas y comprometidas socialmente, intentando transmitirles ante todo una serie de valores que consideran fundamentales para su desarrollo afectivo-social además de educativo. Hoy acompañan a centros educativos en la incorporación del compromiso social como elemento de aprendizaje.

CEIP RAMÓN Y CAJAL

,

El colegio rural Ramón y Cajal busca una educación globalizada, priorizando la educación emocional y la socialización de los alumnos. Su objetivo fundamental es formar personas comprometidas, ciudadanos del hoy y del mañana. Por ello, por ejemplo, el alumnado redacta la Constitución Escolar, escrita en los idiomas “oficiales” del colegio (castellano, rumano y árabe) y revisada cada dos años entre todos para repasar los artículos y acordarlos. Grupos heterogéneos; tertulias; mediadores escolares sin profesores de por medio; proyectos creativos; “Protectores Planetarios”; o apoyo entre mayores y pequeños, son proyectos que les permite formar a personas comprometidas y con la capacidad de generar cambio positivo en su entorno.

CEIP LA BIZNAGA

,

La evolución de CEIP La Biznaga comenzó hace cinco años. Entonces a punto de cerrar, la escuela se transformó desde dentro, empezando por su claustro, y con él, su metodología. Hoy, esta escuela pública “compite” con las escuelas privadas de la zona, sin perder de vista la pregunta “¿qué ofrecemos y para qué educamos?” La Biznaga tiene un modelo educativo basado en la democracia interna y la investigación activa como metodología principal, que además de mejorar el proceso y los resultados, hace crecer la curiosidad y la creatividad de sus alumnos. En el centro se fomenta el trabajo en equipo y la empatía como factores esenciales para fomentar tanto el “desarrollo del intelecto como el del corazón.”

ESCUELA O PELOURO

,

Su forma de enseñanza fomenta en cada momento las habilidades clave para ser una persona consciente y activa consigo mismo y el mundo que nos rodea: empatía, creatividad, resolución de problemas, liderazgo compartido o trabajo en equipo. Su modelo “Interactivo-Intersectivo” de educación gira alrededor del niño como protagonista. Se desarrolla a través de proyectos centrados en su identidad y en la búsqueda de sus pasiones y talento. En ver el mundo y comprometerse para mejorarlo. Además, es un proceso que vive en conjunto con otros niños y niñas de distintas capacidades.

CEIP AMARA BERRI

,

El sistema de enseñanza de Amara Berri, replicado en 19 centros de distintas características, capacita a sus alumnos para ser agentes de cambio. La mezcla de edades fomenta el que todos y todas vivan, en diferentes momentos de su vida, la experiencia de “ser pequeño” y tener que buscar ayuda o “ser mayor” y poder ofrecerla. La introducción de la vida real en las aulas a través de contextos; asambleas y participación en la toma de decisiones del centro; o la creación diaria de periódicos, programas de radio y televisión con difusión real a través de su web… son ejemplos de actividades innovadoras.