Este martes 17 de enero Ashoka presentó el libro Efecto Dominó de Beverly Schwartz en TeamLabs, la edición española del libro Rippling sobre emprendimiento social, con la presencia de Maira Cabrini, del equipo de Ashoka y Jose Mari Luzarraga, Emprendedor Social de Ashoka y fundador de Mondragon Team Academy.

En su libro, Beverly explica a través de 5 sencillos principios como un iniciativa social puede ser además de un éxito, transformadora, duradera y sobre todo, capaz de generar un cambio sistémico.

El primer principio, cambiar las dinámicas del mercado busca de pasar de un modelo excluyente a uno que crea oportunidades, como la Kenya Agricultural Commodity Exchange que estableció puntos de información para combatir la desinformación de precios y normas de la agricultura en Kenia.

El segundo trata de usar las fuerzas del mimg_20161114_162333313ercado para crear valor social, es decir encontrar soluciones innovadoras en colaboración con los gobiernos, organismos privados y ONG. Un ejemplo es la iniciativa DMT Mobile Toilets en Nigeria, proveedor de instalaciones sanitarias en Lagos.

Después, se puede hacer avanzar la ciudadanía plena a través de la integración entre sociedad y empresa, invirtiendo en aspectos como la igualdad o la inclusión social. En Dinamarca, Specialisterne enfatiza las cualidades de los autistas y favorece a su inserción laboral.

Luego, se tiene que cultivar la empatía para sobrevivir y prosperar el en siglo XXI. Un ejemplo sería Roots of Empathy Canadá, que para fomentar la empatía en las escuelas, utiliza a bebes en sus clases.

Y por último, reestructurar las reglas instituciones, es decir cambiar la manera que percibimos las cosas. En este último principio, entra en juego Jose Mari con Mondragon Team Academy, un proyecto que plantea “un nuevo modelo de aprendizaje universitario donde desde el primer día los estudiantes se convierten en emprendedores en equipo y aprenden a través de la creación en primera persona de una empresa con clientes y proyectos reales”.

jmJose Mari cree que es posible que las personas florezcan, que, a partir de sus pasiones creen un movimiento y para ello, la educación tiene que estar a su servicio. MTA consigue que el 50% alumnos sigan emprendiendo y el 97% estén con empleo, y no porque todos sean extraordinarios, sino porque el proceso que les ofrece les permite florecer en aquello en lo que creen y son buenos.

El emprendedor tiene una idea para resolver un problema y la pone en marcha. La mayoría de los emprendedores sociales han hecho realidad una idea antes de los 14 años. En el caso de Jose Mari, su primera experiencia como emprendedor fue con 15 años, al organizar buses para ir a una fiesta evitando los problemas de la bebida y del coche y fue todo un éxito. Sin embargo, a lo largo de su carrera también tuvo muchos fracasos de los cuales aprendió, y es por eso que en MTA se celebran tanto los grandes errores.

Para él, es posible tener una sociedad en el que el 60% sean emprendedores y puedan hacer realidad sus sueños. Describe el emprendimiento social como “un egoísmo sano: el servir a otros para ser más feliz”.

Por último, Jose Mari quiere lanzar un nuevo concepto: emprender en familia. La familia es la fórmula más básica de sociedad y es un equipo multi-generacional lleno de oportunidades de aprendizaje.